FAUNA Y ESPECIES EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

Estudio longitudinal de una colonia aelmana de charranes

Instituto de Investigación Aviar, Estación Ornitológica de Helgoland

La Estación Ornitológica de Helgoland ha mantenido una colonia de crías de charranes comunes desde 1984. En 1992, se capturaron 101 aves adultas y se identificaron con los transponders TROVAN ID-100, y desde 1992 todas las aves nacidas localmente han sido identificadas de forma similar con un transponder poco antes de echar plumas. El sitio de la colonia se compone de 6 islas de hormigón, que miden 5x10 metros, y está rodeado por un muro de 60 cm de altura. Las paredes soportan 44 plataformas de aterrizaje, y cada una está equipada con una antena que lee los códigos de identificación para registrar la presencia de individuos con transponders. La mitad de las plataformas están equipadas con una balanza para que el equipo de investigación pueda obtener datos de peso anual para la mayoría de los individuos.

Con esta configuración, las aves con microchip se pueden monitorear de manera no invasiva. Durante la incubación, una tarea que se comparte entre los parejas, se colocan antenas adicionales en cada nido durante 1-2 días para identificar a los individuos reproductores. Combinada con controles de nidos 3 veces por semana para registrar parámetros reproductivos y marcar descendencia, ésta metodología permite la documentación sistemática de la presencia de los individuos y su desempeño reproductivo en la colonia.

Una vez que las aves individuales se establecen como criadores en la colonia Banter See, la probabilidad de avistamientos repetidos es casi del 100 por ciento, y su tasa de retorno, independientemente de la supervivencia, es del 90 por ciento, de modo que los investigadores pueden recopilar datos a lo largo de los ciclos de vida individuales. Desde 1992, el número de parejas reproductoras ha oscilado entre 90 y 580.

Además de los datos generales de la historia de vida, los investigadores de IIA recolectan datos fisiológicos, principalmente utilizando muestras de sangre. Mientras que los pollos son muestreados de la manera tradicional, usando pequeñas agujas y capilares, los adultos se desangran usando insectos mexicanos "kissing bugs". Para obtener una muestra de sangre, se coloca un insecto hambriento criado en el laboratorio en un huevo hueco con algunos agujeros pequeños, de modo que sea capaz de sobresalir su boquilla, pero no escapar. El huevo se coloca debajo de un ave de incubación. El insecto chupa la sangre del ave, y después los investigadores succionan la sangre del insecto.

Cada insecto se usa solo una vez y los experimentos de validación han demostrado que el uso de insectos no afecta a ninguna de las variables fisiológicas que se estudian. El uso de insectos tiene la ventaja de que las aves no necesitan ser manipuladas y ni estresarse mínimamente durante la medición de los parámetros fisiológicos, lo cual es especialmente importante para evaluar los parámetros relacionados con el estrés (por ejemplo, los niveles de corticosterona).



Datos demográficos (1992-2015)

  • Edad media de los criadores: 8 años.
  • Pájaro más longevo registrado: “Kirsi”, 25 años (en 2015).
  • Pareja más duradera: “Lotti” y “Otto”: 16 años
  • Probabilidad de supervivencia en adultos: 90%
  • Tasa de retorno de aves jóvenes: 37%
  • Promedio anual de éxtio reproductivo: 1 polluelo/pareja*


Información cortesía del Dr. Peter Becker, Dra. Sandra Bouwhuis en el IFV Vogelwarte.

http://ifv-vogelwarte.de/de/das-institut/forschung/lebensgeschichte/information-zur-kolonie.html

DEBAJO: Charrán en un nido numerado. Observe la antena del lector alrededor del nido.



ABAJO: Plataforma de aterrizaje con antena



ABAJO: Seis plataformas de hormigón que comprenden la colonia de charranes, antes de la llegada de las aves. 


ABAJO: Insectos "kissing bugs" mexicanos en una cáscara de huevo
.